Rubalcaba y su aportación a la política española

image

Alfredo Pérez Rubalcaba abandona la política con un balance que, a medida que pase el tiempo, lo situará entre los pocos personajes que han hecho una contribución histórica al bienestar de nuestra sociedad y al sistema democrático.

Lo más relevante es haber acabado con el terrorismo de ETA desde su puesto de ministro del interior, dando cumplimiento así a la aspiración de todas las fuerzas políticas españolas y de toda la sociedad española.

Sólo eso, le hace acreedor de nuestra gratitud más profunda.

Pero Alfredo ha sido además un gran político en el ámbito de la educación y ha tenido contribuciones muy notables en aspectos más que relevantes del bienestar ciudadano. Este es el caso de la lucha frente a la siniestralidad vial haciendo que se consiguieran éxitos inéditos en relación a la reducción de los accidentes de tráfico y víctimas de tráfico.

Muchos son los ámbitos de actuación de este servidor público que, como todos, también ha tenido sus sombras en un contexto general de muchos aciertos.

Yo quiero señalar, en lo personal, mi gratitud por el trato que siempre me dispensó. Pero sobre todo, quiero reconocerle públicamente su compromiso en defensa de la sanidad pública.

Nunca se ha oido a un responsable político de primer nivel hablar tanto y defender tanto la sanidad pública en el Congreso de los Diputados.

Nunca un secretario general del PSOE puso en primera línea de la agenda política la defensa de la sanidad pública en la forma que lo hizo Alfredo Pérez Rubalcaba.

Sin desmerecer las decisiones de Felipe González ni de José Luis Rodríguez Zapatero, los cuales contribuyeron de manera decisiva a desarrollar una sanidad pública que llegó a ser con ellos la “joya de la corona”, es evidente que Rubalcaba supo entender que la defensa de la sanidad pública y la universalidad del sistema era y es un objetivo de primera magnitud.

Me quedo con muchas anécdotas en mi relación personal con él de las cuales siempre aprendí mucho.

Me quedo con su respetuosa y cariñosa relación conmigo.

Me quedo con una enorme gratitud hacia su labor política. Seguramente será grande el aplauso que el próximo fin de semana le ofrezcamos l@s socialistas en el próximo congreso extraordinario del PSOE.

Porque l@s socialistas sabremos reconocer su generosidad con el PSOE ya que Alfredo ha sido capaz de anteponer los intereses del PSOE a sus intereses particulares.

Un ejemplo que han de tener en cuenta sus sucesores futuros.

Yo le deseo lo mejor a él y a su compañera que ha padecido sus ocupaciones y no ha disfrutado tanto su presencia. Ambos han dado mucho a la política española.

Suerte, maestro.

Pepe Martínez Olmos
Twitter:@PmOlmos

El Papa debe llevar ante la justicia a quienes abusaron de niños

image

El Papa Francisco ha pedido perdón humildemente ante 6 víctimas, 3 hombres y te mujeres procedentes de Alemania, Inglaterra e Irlanda.

Ha pedido perdón por los abusos a menores; por los pecados de omisión por parte de líderes de la Iglesia que no han respondido adecuadamente a las denuncias presentadas.

Durante la misa de las siete de la mañana en la residencia de Santa Marta, el Papa Bergoglio aseguró que los abusos a menores por parte de sacerdotes son algo más que actos reprobables.

Ha reconocido el Papa que es añadió como un culto sacrílego, porque esos chicos y esas chicas “les fueron confiados al carisma sacerdotal para llevarlos a Dios, y ellos los sacrificaron al ídolo de su concupiscencia”.

Es cierto que este Papa lleva un tiempo dando señales de cambio y haciendo planteamiento valientes.

Algo que valoro de manera muy positiva.

Algo que debe traducirse en un tiempo nuevo en la iglesia católica.

Pero también hay que decir que es exigible al Papa que, además de pedir perdón ponga a disposición judicial a todos aquellos miembros de la iglesia católica que se conozca que realizaron abusos a menores ya que es evidente que dichos abusos a menores son éticamente reprobables pero también, y sobre todo, delitos en el código penal.

Colaboración con la justicia sería en mi opinión la “prueba del algodón” de este positivo arrepentimiento. De no producirse, no tendré más remedio que pensar que es una nueva “cortina de humo” para lavar la cara y la imagen.

Pepe Martínez Olmos
Twitter: @PmOlmos

Barroso y las cajas de ahorro

image

Hace pocos días, conocimos las acusaciones de Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, responsabilizando al Banco de España de la burbuja inmobiliaria y financiera en nuestro país por errores graves en la supervisión de las cajas de ahorros.

Lleva una parte de la razón pero no toda.

Aunque es cierto que el Banco de España no hizo el adecuado control en la política de créditos de las cajas al sector inmobilario, no es menos cierto que los responsables políticos y los gestores de las cajas tuvieron un comportamiento inadecuado y reprochable en la gestión de los créditos.

No era admisible rebajar las exigencias de solvencia para la concesión de préstamos hipotecarios y fueron muchos los que desde una connivencia imperdonable llevaron a la quiebra a entidades de Valencia, Madrid, Galicia, Cataluña o Castilla la Mancha, entre otras regiones.

En Andalucía, especialmente llamativo el caso de Cajasur, gestionada desde la cúpula de la iglesia católica.

Barroso no acierta al señalar que la crisis financiera fue un problema de supervisión.

Olvida el papel de bancos importantes de Europa y de Estados Unidos para relajar todos los espacios de supervisión nacional.

Es por ello, que además de las responsabilidades de las autoridades del Banco de España y además de las responsabilidades de directivos, gestores y autoridades políticas nacionales, autonómicas y locales, hay una importante responsabilidad de las autoridades comunitarias.

Creo que en este desgraciado episodio de la economía española y europea, ningún actor puede creer que los ciudadanos nos vamos a creer que hay inocentes absolutos.

Porque no los hay.

Y lo sabemos.

Pepe Martínez Olmos
Twitter: @PmOlmos

República o monarquía

En el debate sobre república o monarquía, soy partidario de hacer posible dar la voz a los ciudadanos en un futuro no lejano; pero también creo que hay que hacerlo desde la imprescindible apelación a los espacios de convivencia y de pacto social.

Lo digo desde la legitimidad que me da el haber sido uno de los pocos diputados que ha reivindicado públicamente la república para España y los valores republicanos para la política española.

La encrucijada que realmente aparece ante nosotros es posiblemente la de tener que orientarse hacia una decisión política en aras de la convivencia común y priorizar para ello nuestro esfuerzo en favor del bienestar y el empleo para los españoles.

Tras la abdicación del rey y ante la tramitación de la ley orgánica que encauce el relevo en la jefatura del estado, es la primera vez en esta legislatura en la que el PSOE es imprescindible para la política nacional.

Es indiscutible que no podemos faltar a nuestra obligación de favorecer la convivencia en España pero eso si, también lo es que no vale cualquier forma de estado para cualquier política social.

Si es necesario el consenso para la forma de estado y la dirección del PSOE cree necesario no reivindicar nuestras convicciones republicanas, mi opinión es que en ese caso, se deberá exigir a la otra parte que rectifique y dé marcha atrás en sus pretensiones de seguir llevando adelante la ruptura de los consensos constitucionales de la transición que viene ejecutando Rajoy de manera implacable en esta legislatura.

Buena prueba de esta política rupturista con los consensos constitucionales son los recortes sociales en sanidad, educación o pensiones, la reforma laboral unilateral que expulsa a los sindicatos de su misión central, la reforma unilateral de los ayuntamientos, el papel preponderante de la conferencia episcopal o los recortes en derechos, como el caso del aborto o la ley de seguridad ciudadana.

Todas esas medidas se han hecho, se hacen y se plantean desde la prepotencia de un rodillo parlamentario del PP que está acabando en la práctica con el consenso constitucional de 1978 como hemos señalado los socialistas en numerosas ocasiones desde la tribuna del Congreso por boca de nuestros secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba.

Rajoy ha roto con estos consensos desde la prepotencia y el desprecio a lo que representamos los socialistas españoles.

Por lo tanto, se hace necesario definir qué hacemos, para qué lo hacemos y ofrecer un relato explícito a la ciudadanía el próximo miércoles desde la tribuna del Congreso de los diputados, como lo hizo el PSOE en la transición cuando pactamos la constitución o cuando decidimos permanecer en la OTAN y se dieron explicaciones y argumentos a la militancia y a la ciudadanía.

Los cambios en la sociedad y la necesidad de abrir espectativas de participación a la sociedad y en especial a las nuevas generaciones obligan a no cerrar puertas, sino a abrirlas de par en par.

Gratitud a Juan Carlos

image

El rey Juan Carlos acaba de abdicar. Es una noticia, esperada, pero histórica.

En este momento, lo más relevante en mi opinión, es hacer una valoración globalmente positiva del periodo de 39 años que Juan Carlos ha estado como rey de España.

Su aportación a la paz social, a la democracia y al bienestar de la sociedad es positiva y por ello, creo que hay que agradecer su labor.

Yo lo hago como ciudadano, como diputado por Granada y en mi condición de republicano profundamente convencido.

Es cierto también que en los últimos tiempos, las noticias de todo tipo que han rodeado a la familia real han contribuido a poner en cuestión la labor realizada y la actitud equivocada del rey ante hechos socialmente reprobables y no sin razón.

Por cierto, si no se quería que se ligase esta decisión de abdicar de los resultados electorales, el momento elegido hace difícil otra interpretación, salvo que Juan Carlos tenga y comunique publicamente argumentos en contra.

Pero creo que ahora es tiempo de ser agradecidos con el rey Juan Carlos, porque su contribución al bienestar de los españoles y de las españolas ha sido muy positiva.

Tiempo habrá a partir de ahora se hablar de futuro. Del modelo de estado. De la pertinencia o no de llegar a la república como forma de estado en España. Espero que ese futuro debate se haga de la manera que merece nuestra ciudadanía.

Yo aspiro a que, al menos, se recuperen valores de la república para la vida política española.

Los enumero:

“El primero, amar a la Justicia sobre todas las cosas; el segundo, rendir culto a la Dignidad; el tercero, vivir con honestidad; el cuarto, intervenir rectamente en la vida política; el quinto, cultivar la inteligencia”; el sexto, propagar la instrucción; el séptimo, trabajar; el octavo, “ahorrar”; el noveno, proteger al débil; el décimo, no procurar el beneficio propio a costa del perjuicio ajeno”.

La glosa de los dos primeros valores dice que “quien ama la justicia sobre todas las cosas no hace daño a nadie; respeta los derechos ajenos y hace respetar los propios. Quien rinde culto a la dignidad, se lo rinde a la libertad y la igualdad; ni avasalla a nadie, ni por nada se deja avasallar; ni reconoce primacías innatas, ni acata privilegios infundados”.

Seguiremos reflexionando.

Pepe Martínez Olmos
Twitter: @PmOlmos

Pacto de sanidad imposible

image

Hoy se ha celebrado la comisión de sanidad para el Pacto de Estado de sanidad.

Un pacto necesario para evitar el deterioro de la sanidad pública pero un pacto imposible.

El Grupo Parlamentario Socialista ha rechazado hoy, en la Comisión de Sanidad del Congreso, el informe de la Subcomisión para el análisis de los problemas estructurales del sistema sanitario y de las principales reformas para garantizar su sostenibilidad, presentado por el PP.

Recuperar la universalidad del Sistema Nacional de Salud, garantizar su suficiencia financiera, y revisar los copagos para que no actúen como barreras de acceso para pensionistas, pacientes crónicos y con enfermedades raras, son los elementos clave por los que el PSOE no puede apoyar este informe, ya que nos consta que el Gobierno no está dispuesto a cumplir estas cuestiones fundamentales.

En mi intervención he reprochado al PP que su discurso no se corresponde con la realidad y la realidad es que el Sistema Nacional de Salud se ha deteriorado como fruto de las políticas aplicadas por el Gobierno del Partido Popular a partir del Real Decreto Ley 16/2012, que ha tenido consecuencias negativas sobre la calidad del sistema y la salud de las personas.

Ha habido un cambio unilateral del sistema sanitario u como consecuencia hay más desigualdad, insuficiencia financiera, desmotivación profesional, preocupación ciudadana y barreras de acceso.

Las desigualdades se han incrementado y los resultados en salud, equidad y calidad se han deteriorado y, desde el punto de vista de la financiación, ésta sigue siendo insuficiente, a pesar de los recortes.

Los profesionales manifiestan su preocupación por el deterioro de la calidad, la dificultad de acceso a la innovación, las diferencias de acceso según los territorios y las carencias recursos, y los ciudadanos manifiestan su enorme preocupación por el futuro del Sistema Nacional de Salud.

Asimismo, he criticado la ausencia del Ministerio de Sanidad y la falta de diálogo y liderazgo de la ministra Ana Mato, por lo que no podemos hablar de pacto de Estado.

Por eso, los socialistas hemos mantenido nuestro voto particular, aunque hemos manifestado la voluntad de seguir dialogando y hemos considerado positiva la creación de una comisión de seguimiento, que queremos ver como una puerta abierta, para continuar analizando las posibilidades de acuerdo y mejora del Sistema Nacional de Salud.

A pesar discrepancias, pensamos que tendremos que seguir dialogando para hacer sostenible el sistema y esperamos convencer al PP de la necesidad de rectificar algunas decisiones adoptadas por parte del Gobierno.

Mato debe reflotar la atención primaria de salud

image

Hoy he preguntado a Mato por los planes que tiene para reflotar la atención primaria de salud y hacer más atractiva la especialidad de medicina familiar y comunitaria.

La atención primaria está en su momento más bajo en relación a la disponibilidad de recursos económicos, materiales y humanos.

Puede afirmarse claramente que no es una prioridad del gobierno.

Hasta tal punto, que ha sido la atención primaria quien más ha pagado los recortes de su ministerio.

Menos mal que gracias al esfuerzo y al compromiso de los profesionales sanitarios de los consultorios y centros de salud, las consecuencias de estos recortes no llegan a mayores perjudicando a los pacientes.

Un nivel asistencial como este que no es prioridad para el gobierno es lógico que se deteriore.

Es lógico que no sea atractivo para los médicos que se presentan al examen MIR dejando decenas y decenas de plazas de la especialidad de medicina familiar y comunitaria sin cubrir.

Creo que Mato está obligada a reforzar la atención primaria y la figura de la medicina de familia.

Le guste o no ser ministra de sanidad: mientras lo sea.

Debe generar un nuevo consenso institucional, profesional, ciudadano y político como el que hicimos en 2006 en el Consejo interterritorial con la estrategia AP-21.

Le he pedido que se comprometa con este objetivo y que ponga los recursos y las energías necesarias.

Le he dicho que tendrá todo nuestro apoyo: los sanitarios siempre hemos acompañado a las ministras y ministros de sanidad. En algunos casos, con orgullo.

Recuerdo a Ernest Lluch con la ley general de sanidad, Celia Villalobos desbloqueando el problema de oposiciones para interinos, Ana Pator con la ley de cohesión, Bernat Soria con su plan nacional de salud bucodental infantil o Trinidad Jiménez y Leire Pajin con la ley de tabaco o la ley general de salud pública…

Pero Mato nos ha dejado solos. Mato ha abandonado la sanidad y se ha puesto del lado del ministro de hacienda.

Está del lado de la política de recortes del PP antes que del lado de los profesionales y de los pacientes.

Es una ministra que nos avergüenza. Nunca ha ejercido su responsabilidad con la dignidad política necesaria.

Sus decisiones por primera vez en democracia han dañado la salud de las personas y por eso es la peor ministra de sanidad de la democracia.

Sólo puede comenzar a salir de ese pozo de descrédito y sacar del pozo a la atención primaria si se pone manos a la obra de una vez y genera una nueva propuesta estratégica para un nivel de atención que es vital para la salud de los ciudadanos.

Desgraciadamente, no ha entendido nada y no se ha comprometido a nada.

Pepe Martínez Olmos

Twitter: @PmOlmos